¿Cómo preparar el cabello para el invierno? Los 6 mejores trucos para conseguirlo

Puede que el verano sea la época favorita para muchas personas: calor, vacaciones y mucho sol. ¿Qué más se puede pedir? Los meses estivales suelen estar llenos de viajes, cenas con amigos, salidas nocturnas, baños en el mar y un sinfín de actividades que nos hacen tremendamente felices. Sin embargo, nuestro cabello no lo disfruta tanto y es que puede verse muy afectado de manera negativa. Preparar el cabello para el invierno es fundamental para recuperar la salud del cabello.

El cloro de la piscina, el exceso de sol e incluso la sal del mar pueden hacer que nuestro pelo pierda brillo, se vuelva quebradizo y esté mucho más seco de lo habitual. Esto es algo normal y ante lo que no hay que preocuparse en exceso: el pelo siempre puede repararse para que crezca de nuevo sano y fuerte. Ahora bien, es necesario seguir una serie de consejos e incluso acudir a un profesional para recibir un asesoramiento personalizo en el caso de que el cabello esté muy estropeado.

Durante el otoño todavía estamos a tiempo de reparar los daños producidos por el clima y tener el pelo totalmente preparado para la llegada del frío. Desde Peluquería Diana queremos ayudaros a conseguir una melena cuidada y sana por lo que hemos elaborado un listado con los 6 mejores consejos para lograrlo.

Sanear las puntas

Si hace tiempo que estabas dándole vueltas al tema de cortarte el pelo, ha llegado el momento idóneo para hacerlo. Y es que cortarte la melena es la mejor forma de sanear tu melena y acabar con las puntas abiertas. Ten en cuenta que cuando los extremos son frágiles y acaban por dividirse es imposible que vuelvan a juntarse, por lo que un buen corte de pelo es la mejor solución a este problema. Incluso, puede ser la excusa perfecta para que por fin te atrevas con ese cambio de look que hace tiempo que tienes en mente.

Preparar tu cabello ahora es imprescindible para poder disfrutarlo durante el invierno. Como consejo para mantenerlo siempre sano, te recomendamos cortar las puntas al menos cada dos meses, sobre todo después del verano, cuando los rayos del sol producen grandes daños en nuestro pelo.

Hidratar el cabello

Para mantener el cabello sano y brillante es recomendable que apliques de manera semanal una mascarilla hidratante que te ayude a mantener la fuerza del cabello. Asimismo, los tratamientos a base de keratina son productos que ofrecen resultados muy eficaces si se busca una melena cuidada y con brillo. Las proteínas de keratina sirven para reestructurar e incrementar la consistencia del cabello que con el paso del tiempo ha perdido su estructura y tiende a encresparse.

No hace falta invertir grandes cantidades de dinero en este tipo de tratamientos, tu mismo puedes cuidar tu cabello masajeando tu cuero cabelludo durante los lavados para aumentar el riego sanguíneo de la zona y favorecer el crecimiento del pelo. También es recomendable utilizar productos naturales como los aceites naturales y vegetales y huir de los que contengan alcohol.

Freepik

Protegerlo del calor

Utilizar productos protectores del calor es imprescindible para proteger nuestro cabello de los daños que nos pueden producir las tenacillas y los secadores durante el invierno. Y es que es durante los meses de frío cuando más utilizamos este tipo de herramientas para arreglarnos la melena.

En el caso de que utilicemos el secador es importante que lo coloquemos -al menos- a 10 centímetros de nuestro pelo y que regulemos la temperatura según nos convenga. En cuanto a las tenacillas, sabemos que suele ser nuestro mejor aliado para las ocasiones especiales pero también para el día a día. Por eso es muy importante utilizar un producto termoprotector antes de pasarlas por nuestro cabello para evitar la deshidratación y la apertura de las puntas. También te recomendamos que lo utilices siempre sobre el cabello seco y que nunca superes los 180 grados, sino tu pelo puede resultar abrasado.

Un toque de color

Con el sol del verano, el pelo tiende a aclararse dos o tres tonos por debajo de nuestro color habitual. Las puntas son las más afectadas y suelen acabar todavía más claras que el resto del cabello. Para recuperar tu color os recomendamos teñir el pelo unos tonos más oscuros y llegar hasta nuestro color habitual de manera gradual. Además, teñir tu cabello puede ser beneficioso a la hora de tratar las puntas abiertas.

Los pelos de punta

Es muy habitual que nuestro pelo se llene de electricidad estática durante los meses de invierno, sobre todo cuando entra en contacto con un jersey, un gorro o cualquier otra prenda de ropa. Se trata de un fenómeno que resulta muy molesto y que incluso puede propiciarnos algún calambrazo. Para poner fin a este efecto os recomendamos probar los cepillos diseñados específicamente para conseguir el antiencrespamiento del pelo o utilizar humidificadores.

Crear una nueva rutina

Igual que con el tránsito de verano a invierno cambiamos nuestra ropa e incluso nuestra alimentación, es importante que adaptemos los cuidados de nuestro cabello a la nueva estación del año. Es decir, nuestro pelo también necesita cambiar de hábitos para adaptarse correctamente el frío.

Por eso os recomendamos que os compréis un champú y un acondicionador que sean más hidratantes de lo habitual, algo que resulta necesario para combatir el clima seco del invierno y que os ayudará a que vuestro cabello sea capaz de adaptarse a los cambios de temperatura característicos de los meses de frío. Un producto ideal para esto son los aceites y acondicionadores de jojoba, que permiten mantener el pelo restaurado durante largos períodos de tiempo.

Freepik

¡¡Esperamos que nuestros consejos os hayan resultado útiles!!

Contádnos vuestras experiencias si los ponéis en práctica 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *